TEXTOS INSTRUCTIVOS

El texto instructivo tiene como finalidad informar de manera clara y precisa sobre los pasos que debemos seguir para alcanzar un objetivo.

Las características formales (o de estructura) de los textos instructivos son las siguientes:
• Tienen un objetivo, es decir, se utilizan para conseguir un fin determinado.
• Presenta los materiales, ingredientes o elementos que necesitamos para conseguir ese determinado fin.
• Presenta las etapas o pasos que hay que desarrollar para conseguir el objetivo.
• Viene acompañado de imágenes que explican de forma visual el objetivo a conseguir. (Es una característica opcional).

Las características del lenguaje que se emplea son las siguientes:
• Uso del imperativo (pon, recorta, escribe, etc.), infinitivo (poner, recortar, escribir, etc.) o formas impersonales como “se” (se pone, se recorta, se escribe, etc.).
• Utilización de oraciones claras y sencillas para que la información sea exacta y nos ayude a cumplir el objetivo. (Se fríe la merluza en aceite y ajo).
• Se usan con frecuencia tecnicismos, es decir, un vocabulario técnico relacionado con el tema del texto. (Antes de hacer la incisión con el bisturí desinfectamos la zona a operar.)
• Uso de abreviaturas: g. (gramo), metro (m.), RPM (revoluciones por minuto), etc.

Hay muchos tipos de textos instructivos: una receta de cocina, las instrucciones de un electrodoméstico, el enunciado de un ejercicio, las instrucciones de un juego, normas de funcionamiento de un lugar, uso de un medicamento, etc.